4 de marzo de 2007

¿Qué son los Lípidos? 2º parte.

Dentro de los ácidos grasos monoinsaturados tenemos a su más conocido representante que es el ácido oleico o más conocido como omega 9 el cual nuestro organismo sí puede sintetizarlo pero de igual manera es necesario consumirlo, dentro de este grupo sus principales fuentes son el aceite de oliva, las aceitunas (de estas se obtiene el aceite de oliva) almendras, avellanas, maní, nueces y la más que conocida palta. Estos alimentos también nos ayudan a proteger nuestra salud de enfermedades ya que presentan un efecto antiagregante y vasodilatador además de prevenir el desarrollo de patologías cardiovasculares y al control del colesterol.

Bueno ahora hablaremos un poco de los fosfolípidos y el colesterol que también es muy importante que los conozcamos, los fosfolípidos son lípidos que se caracterizan por poseer en su composición química ácido fosfórico, además de características químicas especiales que no trataremos en este artículo. Los fosfolípidos son los componentes estructurales mayoritarios de la membrana de nuestras células aunque también hay fosfolípidos que forman partes determinadas de tejidos como las vainas de las neuronas o en las células del músculo cardiaco. En el caso del más que conocido colesterol, este también es un componente estructural de las membranas celulares pero además es el precursor de otras moléculas de gran importancia biológica, como hormonas esferoidales, vitamina D y ácidos biliares, también es importante mencionar que además del colesterol que proviene de nuestra dieta diaria nuestro cuerpo es capaz de sintetizarlo en diversos tejidos principalmente en el hígado el cual no necesita que aportemos colesterol por la dieta para crearlo.

En el caso del colesterol todos hemos escuchado sobre el “colesterol bueno” y el “colesterol malo”, ¿pero que son realmente el colesterol malo LDL y el colesterol bueno el HDL?, estos vienen siendo lipoproteínas es decir, moléculas que tienen a su cargo el transporte de colesterol dentro de nuestro organismo, entonces el LDL es una lipoproteína de baja densidad que transporte el colesterol desde el hígado y lo lleva a los distintos tejidos e incluso al hígado para la formación de nuevas células, por lo tanto si tenemos un elevado colesterol LDL circulando en la sangre tenemos muchas partículas de colesterol dando vueltas las que podrían provocar la formación de placas y tapar nuestras arterias, favoreciendo el desarrollo de lesiones artero escleróticas, y de trombos de plaquetas, haciendo que la sangre no circule y esto puede provocar un ataque cardíaco; en cambio el conocido como colesterol HDL también es una lipoproteína pero de alta densidad esta encargada de recoger el colesterol que se encuentra dando vueltas por nuestra sangre para llevarlos al hígado para su destrucción.

En cuanto a las funciones de los fosfolípidos y el colesterol, tenemos que para los fosfolípidos desde el punto de vista alimenticio tienen poca relevancia y sus funciones tienen que ver con la actividad biológica como ya lo mencionamos anteriormente, para la formación de la membrana de nuestras células para el caso del colesterol al igual que los fosfolípidos no tiene gran importancia desde el punto de vista alimenticio ya que su aporte no es necesario pero funcionalmente es muy importante ya que forman las membranas de las células junto a los fosfolípidos y es el precursor de muchos compuestos de una gran trascendencia biológica como los ácidos biliares a partir de los cuales se forman las sales biliares que dentro de sus funciones esta la eliminación del exceso de colesterol, también junto con la bilis ayudan a la solubilización del colesterol que se elimina permitiendo que no se precipite y no se formen cálculos vesiculares y además ayudan a solubilizar la grasa para que pueda ser digerida facilitando así la absorción de los nutrientes resultantes de la digestión de la grasa.
Otra función importante que presenta es que a partir del colesterol se forman una serie de hormonas esferoidales como las adrenales, sexuales (masculinas y femeninas) y algunas placentarias. Además de todo esto el colesterol también es capaz de ayudar a la síntesis de la vitamina D ya que posee una gran capacidad metabólica, pero aunque el colesterol es muy importante para muchas funciones del organismo el problema esta en el exceso de este en al sangre, que como ya hemos visto puede provocar efectos adversos para nuestra salud.
Dentro de los factores que ayudan al aumento del colesterol en la sangre es el exceso en el consumo de grasa saturada y de colesterol alimenticio.

Por último tenemos que mencionar que los fosfolípidos no son especialmente abundantes en la dieta diaria, en contraste con el colesterol que se encuentra solo en los alimentos de origen animal y no está presente en los de origen vegetal y a modo de resumen solo queda por recalcar que los lípidos son fundamentales en nuestra dieta pero hay que asegurarnos que el consumo no sea excesivo y esté dentro de los parámetros que se dan para este tipo de macronutriente ya que su déficit podría traernos problemas muy graves al igual que su exceso.

Si analizamos como es posible agotar las cantidades extras de grasa corporal pues sepan que este ocurre pasados los 25 – 30 minutos de iniciada la rutina de ejercicios y tiene una extensión de su utilización hasta aproximadamente las 2 horas de trabajo continuo.
Durante este trabajo los lípidos combustionan con el oxígeno recogido durante la respiración y da como producto final, Agua, Dióxido de Carbono, y Energía. Por tanto si se necesitan perder grasa corporal, lo ideal es acercarse a personas especializadas del área deportiva y entiéndanse Preparadores Físicos y Nutricionistas, para que le diseñen un esquema de trabajo “Actividad Física – Correcta Nutrición” y no le quepan dudas que su objetivo será logrado.

No hay comentarios.:

Google Analytics