3 de febrero de 2008

¿A qué jugamos hoy...?


Hola queridos lectores de este espacio, hoy mi opinión va dirigido a la creciente preocupación de muchos padres hacia la evolución física de sus hijos.

Digo evolución física no en índole positiva sino negativa, negativa porque son muchos los niños que hoy día padecen enfermedades provocadas por no hacer actividades físicas, sobre todo Obesidad, y ni hablar de aquellos que sufren accidentes durante las clases de Educación Física en los colegios pero este tema se hablará en otro momento.

Más de una madre o un padre se han acercado a mí con la preocupación de "¿que puedo hacer con mi hijo?" pues básicamente su problema es estar durante largas horas frente a tres objetivos que yo realmente no califico negativos como lo son 1. la televisión 2. el Play Station 3. el computador, digo que no son negativos porque cada uno nos complementa en la vida, pero debemos darle una parada y tratar de educar a nuestros hijos con un horario establecido de uso de estos 3.

Hasta finales de la década de los 90 todavía podiamos correr en las calles, en los parques y desarrollar todos aquellos juegos de temporada, el trompo, el volantín (Chile)o catana (Cuba), el juego de los escondidos, o aquellas corridas tocando los timbres del vecindario, en fín tanto dentro y fuera de la casa el juego era algo casi obligado por nuestras necesidades infantiles y como ya hemos visto estas han sido reemplazadas por el desarrollo tecnológico.

Lo primero que recomiendo ya lo he dicho, establecer horarios para que el niño ocupe el televisor, el Play Station y el computador; segundo, fomentarles la lectura; tercero, ir corriendo al colegio y hablar con el profesor y aclararle que bajo ningún concepto su hijo debe ausentarse de su clase; cuarto, si su hijo tiene más de 12 años y una estructura física ya algo desarrollada llevelo a un gimnasio donde le enseñarán a trabajar correctamente los ejercicios (etapa muy importante para el aprendizaje); quinto, evalue todo lo que se come en la casa, recuerde, los niños hacen lo que ven y por lo mismo usted de el ejemplo y comience también a realizar actividades físicas frecuentemente si no lo hace.

Entiendo mucho esta evidente preocupación por tanto ayudemos a todos estos niños nosotros somos los únicos responsables de ganar esta batalla, si ya a principios de este nuevo siglo hemos empezado a darnos cuenta de este negativo proceso pues aún estamos a tiempo para detenerlo.


Libros recomendados:



No hay comentarios.:

Google Analytics